Sigo con los mandalas


Pintarlos es una gozada pero hacer de ello una realidad no tiene precio.  Estoy encantada de trabajar estas piezas que permiten poner en práctica toda mi creatividad.

Comentarios